El Currículum (Oculto) en la LOMCE

El actual Sistema Educativo se encuentra configurado a partir de dos elementos estrechamente vinculados entre sí: el currículum y el currículum oculto.

El currículum se define como la regulación de los elementos que determinan los procesos de enseñanza y aprendizaje para cada una de las enseñanzas. En el caso del  currículo oculto, este incluye a aquellos aprendizajes que son incorporados por los estudiantes aunque dichos aspectos no figuren de forma explícita en el currículo oficial. A diferencia del currículum oficial, con sus objetivos cognitivos y afectivos explícitamente enunciados, el currículum oculto, en este caso, se apoya en aquellos aspectos organizativos de la vida del aula que generalmente no son percibidos ni por los estudiantes ni por los profesores [1].

Según André Giroux, lo que los estudiantes aprenden del contenido formalmente sancionado del currículum es mucho menos importante que lo que aprenden de los supuestos ideológicos encarnados en los tres sistemas comunicativos de la escuela: el sistema curricular, el sistema de estilos pedagógicos de controlar la clase, y el sistema evaluativo.

clase_lomce
Fuente: blog.educalab.es

El Currículum en la LOMCE

[…] En línea con la Recomendación 2006/962/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente, este real decreto se basa en la potenciación del aprendizaje por competencias, integradas en los elementos curriculares para propiciar una renovación en la práctica docente y en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Se proponen nuevos enfoques en el aprendizaje y evaluación, que han de suponer un importante cambio en las tareas que han de resolver los alumnos y planteamientos metodológicos innovadores.

El texto anterior, extraído de las disposiciones generales de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), recoge la principal aspiración de la reforma la enseñanza: la instauración de las competencias como elemento articulador del Sistema Educativo. Las competencias se conceptualizan, de acuerdo a la LOMCE, como un saber hacer, que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales. El texto recoge, de forma explícita que deberán potenciarse el desarrollo de las competencias comunicación lingüística, competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.

A partir de ello es posible inferir que la ideología que dirige la actual racionalidad del currículum recogido en la LOMCE se interesa por cuestiones relativas al cómo de las cosas, pero no pone en tela de juicio las relaciones existentes entre conocimiento y poder o entre cultura y política;  las cuestiones relativas al papel de la escuela como agente de reproducción social y cultural en una sociedad clasista son ignoradas, lo mismo que aquellas otras que aclaran la base intersubjetiva de la fijación del significado, el conocimiento, y que se consideran relaciones sociales legítimas.

El criterio que rige el diseño del currículum, en consonancia con las recomendaciones de la OCDE, no es otro que el de favorecer la adaptación de la juventud a los requerimientos del aparato productivo y político establecido, lo que exige su homogeneización psicológica y cultural [2]. Lejos de mantenerse neutral, la cultura dominante, en sintonía con la Teoría Educativa Tradicinoal, se caracteriza  por ordenar selectivamente y legitimar formas de lenguaje, relaciones sociales, experiencias vitales y modos de razonamiento privilegiados [1].

Artículo 6.3: Los currículos de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato incorporarán elementos curriculares orientados al desarrollo y afianzamiento del espíritu emprendedor, a la adquisición de competencias para la creación y desarrollo de los diversos modelos de empresas y al fomento de la igualdad de oportunidades y del respeto al emprendedor y al empresario, así como a la ética empresarial. Las Administraciones educativas fomentarán las medidas para que el alumnado participe en actividades que le permita afianzar el espíritu emprendedor y la iniciativa empresarial a partir de aptitudes como la creatividad, la autonomía, la iniciativa, el trabajo en equipo, la confianza en uno mismo y el sentido crítico.

La teoría en el paradigma del currículum dominante no sólo ignora la función ética de la educación, sino que además, ésta se ve privada de su función política [1]. En el modelo del currículum dominante el conocimiento es tratado básicamente como una esfera de hechos objetivos; el conocimiento se presenta como objetivo en el sentido de que es algo externo al individuo, al que se le impone; no se contempla como algo destinado a ser cuestionado, analizado o negociado [1].

Por otro lado, las políticas de medición de estándares se rigen como el componente clave por su capacidad para aglutinar y dinamizar elementos diversos en la dirección de la privatización y la mercantilización del sistema educativo, sin considerar en absoluto las características históricas y culturales del contexto [5]. Como apunta Giroux , su objetivo ultimo es de carácter tecnocrático: descubrir proposiciones a modo de leyes acerca del diseño, la aplicación y la evaluación del currículum que puedan ser comprobadas o desarrolladas objetivamente.

Preámbulo VIII: Las evaluaciones externas de fin de etapa constituyen una de las principales novedades de la LOMCE con respecto al marco anterior y una de las medidas llamadas a mejorar de manera más directa la calidad del sistema educativo. Veinte países de la OCDE realizan a sus alumnos y alumnas pruebas de esta naturaleza y las evidencias indican que su implantación tiene un impacto de al menos dieciséis puntos de mejora de acuerdo con los criterios de PISA.

El Currículum Oculto en la LOMCE

El pilar sobre el que se construye el currículum oculto es reconocibles entre los objetivos de la Ley Orgánica 8/2013:

Artículo 6.3.b: Desarrollar y consolidar hábitos de disciplina, estudio y trabajo individual y en equipo como condición necesaria para una realización eficaz de las tareas del aprendizaje y como medio de desarrollo personal.

En términos focoultianos la disciplina es un mecanismo de poder que regula el comportamiento de los individuos en el cuerpo social, el cual actúa mediante la regulación de la organización del espacio, el tiempo y la actividad de las personas. Interpretando a Foucault en clave de la evolución del currículum oculto, el resultado de la actual maquinaria de control de los cuerpos se ha configurado a través de una serie de ofensivas y de contraofensivas, llegando a la compleja configuración actual; la coherencia de esta maquinaria de control no resultaría de un proyecto, sino de la propia lógica de represión-resistencia [2].

Es por ello por lo que las relaciones de poder entre el profesor y el alumno no obedecen a la sola forma de la prohibición y el castigo, sino que son multiformes. El cuerpo del niño es el centro de una lucha entre los niños y las instancias de control [2].

A través del currículum oculto los estudiantes interiorizan valores que acentúan el respeto por la autoridad, la puntualidad, la limpieza, la docilidad y la conformidad [1]. Para Foucault las escuelas, como instituciones implicadas en la configuración de las relaciones de poder, son unos de los pilares fundacionales de las llamadas sociedades disciplinarias. Como apunta García Olivo, pese a que bajo la democracia los profesores se sienten impelidos a desaparecer estratégicamente de la escena, estos colocan entre ellos y el alumnado una estructura didáctica y metodológica la cual actuará sobre la conciencia de los estudiantes, moldeando insidiosamente la personalidad.

Es en el sistema evaluativo donde se revela con más claridad la naturaleza del currículum oculto. El efecto potencial de la evaluación se percibe netamente cuando se reconoce que en el aula se enseñan y se evalúan tanto aspectos académicos como no académicos, incluyéndose entre estos últimos la adaptación institucional y cualidades personales específicas [1]. En este sentido, una de las principales novedades de la LOMCE ha sido la instauración de las pruebas de control (conocidas como reválidas) en ESO y bachillerato.

Artículo 2.1: Al finalizar el cuarto curso, los alumnos y alumnas realizarán una evaluación individualizada por la opción de enseñanzas académicas o por la de enseñanzas aplicadas, en la que se comprobará el logro de los objetivos de la etapa y el grado de adquisición de las competencias correspondientes en relación con las siguientes materias.

Bowles y Gintis, citados por Giroux , señalan que los estudiantes que mejor se adecuan a la ordenación social de la escuela, también poseían puntuaciones significativamente por debajo de la media en las medidas de creatividad y flexibilidad mentales. El mensaje subyacente asimilado bajo las prácticas del currículum oculto apunta menos a escuelas que ayudan a los estudiantes a pensar críticamente acerca del mundo en que viven, que a escuelas que actúan como agentes de control social [1].

La estructura, la organización y el contenido de la enseñanza contemporánea dota a los estudiantes de las necesidades de personalidad requeridas en la fuerza de trabajo estructurada burocráticamente y jerárquicamente organizada [1]. Los procesos sociales de la mayoría de las aulas militan en contra de que los estudiantes desarrollen un sentido de comunidad, dado que la colectividad y la solidaridad social [1]. La arquitectura escolar ligada al desarrollo celular de la educación, constituye un espacio rectangular que refleja la concepción autoritaria de la vida en su interior [4]. Elementos como la exposición a un núcleo de asignaturas comunes conducen a una disolución de la individualidad en la masa, en el colectivo, a una normalización y homogeneización de las psicologías [3].

Artículo 13.5: El horario lectivo mínimo correspondiente a las materias del bloque de asignaturas troncales, computado de forma global para el primer ciclo de Educación Secundaria Obligatoria, no será inferior al 50 \% del total del horario lectivo que establezca cada Administración educativa como general para dicho primer ciclo.

Mediante el empleo del currículum oculto se reprimen cotidianamente la diferencia y se estimula la difusión de los valores y los principios de nuestra cultura, encontrándose acentuada dicha represión por figura moral del educador [3].

Como apunta Foucault en Microfísica del Poder, para que el Estado funcione como funciona es necesario que haya del adulto al niño relaciones de dominación bien específicas que tienen su configuración propia y su relativa autonomía. Entre el maestro y el alumno pasan relaciones de poder que no son la proyección pura y simple del gran poder del soberano sobre los individuos; son más bien el suelo movedizo y concreto sobre el que ese poder se incardina, las condiciones de posibilidad de su funcionamiento [2].

La principal tradición de la teoría educativa en contribuir a iluminar el papel socializador de las escuelas y el significado y estructura del currículum oculto es  la visión crítico-esencial.

En la tradición crítica de la teoría educativa las escuelas son vistas como agentes de control ideológico que reproducen y mantienen la vigencia de creencias, valores y normas dominantes; las escuelas, de manera análoga, están vinculadas a los principios y procesos que gobiernan el lugar de trabajo; la clave de esta perspectiva es su insistencia de conectar las fuerzas macrosociales con microanálisis [1]. Este paradigma pone su acento en dos elementos: la importancia del papel subjetivo de cada estudiante en la búsqueda de significado por sí mismo, y el cómo las condiciones sociales y económicas constriñen y distorsionan la construcción social de significado [1].

[1] Giroux, H. (1990). Los profesores como intelectuales. Barcelona: Piados.
[2] Foucault, Michel, et al. Microfísica del poder. La Piqueta,1992.
[3] García Olivo Pedro, et al. El enigma de la docilidad: Sobre la implicación de la Escuela en el exterminio global de la disensión y de la diferencia. 2005.
[4] Planas, Jordi et al. Sociología de la Educación. (2010)
[5] Saura, Geo et al. Política global más allá de lo nacional. Reforma educativa (LOMCE) y régimen de estandarización (OCDE). Bordón, 2015, vol. 67, no 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s